EL VIRREY FRANCISCO DE TOLEDO (*)

(Oropesa 1515-Escalona 1582)

Quinto virrey del Perú. Hijo de Francisco Álvarez de Toledo y Pacheco, y María de Figueroa y Toledo, nació en julio de 1515 y murió el 21 de abril de 1582. En plena mocedad entró al servicio de Carlos V (1530) y, hasta su abdicación, lo acompañó 25 años en las alternancias militares y cortesana de su intenso reinado. Fue entonces investido con el hábito de caballero de la Orden de Alcántara (1535); intervino en las guerra de Argel e Italia; y se le designó comendador de Acebuchar (1551). Luego fue mayordomo de Felipe II y, como tal, asistente del concilio provincial efectuado en Toledo (1565).

Nombrado virrey del Perú (30-IX-1568), llegó a su destino el 26-XI-1569. Emprendió una vasta tarea de organización y, a base de un duro ejercicio de la autoridad, alcanzó a darle una adecuada estructura legal. Al efecto, llevó a cabo la visita general del Virreinato (desde 23-X-1570 hasta 20-XI-1575) y durante ella dirigió la recolección de informaciones sobre el antiguo Perú (proporcionadas por Juan Polo de Odegardo y Pedro Sarmiento de Gamboa), con el propósito de discutir la legitimidad del señorío incaico, amparó la perpetuidad de las encomiendas; reglamentó la mita y los servicios personales de indios, y dispuso la reducción de sus pueblos; dictó ordenanzas para el “buen gobierno” de las ciudades, para la recaudación de los tributos y aun para el cultivo de coca.

Envió fuerzas al reducto de Vilcabamba, para imponer a Túpac Amaru el abandono de tan inaccesible región; tras vencer su resistencia, el inca fue conducido al Cusco, acusado de presuntos delitos, juzgado sumariamente y ejecutado (14-XI-1572). Para cortar de raíz la rebeldía indígena persiguió a los miembros de la familia imperial con una crueldad que el propio Felipe II le reprochó al termino de su mandato. Favoreció la erección del Tribunal del Santo Oficio (29-I-1570), así como la implantación del Tribunal de la Santa Cruzada (1574). Proveyó la fortificación de la costa y el incremento de la armada, ante la sorpresiva incursión del pirata Francisco Drake (1579). Dispuso la secularización de la U.M. de San Marcos (12-5-1571) y aprobó la redacción de nuevas constituciones (22-IV-1581).

Y después de tan proficua labor , que lo ha hecho acreedor al título de Solón peruano, emprendió viaje (23 –XI-1581) a España, pero es fama que, al presentarse en la corte, el rey no le otorgó el reconocimiento que merecía y, desengañado, se retiró a la villa de Escalona, donde murió.

* Tomado de Encilopedia Ilustrada del Perú de Alberto Tauro del Pino.