CÓMO CONSTRUYERON LOS INCAS

Los muros incas dicen mucho


Los bloques de piedra granítica que conforman los antiguos muros incas son célebres por varias razones. Han sido trabajados a mano, sin herramientas de hierro, y sin embargo su ensamblaje es perfecto. Tampoco han sido unidos con ningún tipo de mezcla o amalgama ya que las caras que se tocan son idénticas.

Pero también, observando el tipo de acabado exterior del muro, podemos diferenciar y saber qué tipo de edificación formaban esos bloques.

A pesar de encastrar a la perfección, si las piedras tenían una terminación rústica, formaban los muros de las viviendas de las clases más bajas, como así también de collcas, depósitos, cárceles y fortalezas. Estos se pueden ver, entre muchos otros lugares, en los sectores de graneros en Ollantaytambo y en las fortalezas de Sacsayhuamán y Puca Pucará, en Cusco.

En cambio, si el acabado de dichos bloques era más bien liso y prolijo, se trataba de las viviendas y habitáculos de los sacerdotes y emperadores. También esto es admirable tanto en Machu Picchu, como en Pisac, en el Valle Sagrado. En Cusco, los ejemplos más claros son Tambomachay y el palacio real Qoricancha, que además estaba revestido de láminas de oro.

Por último, el mejor acabado era el que mostraba un efecto como de acolchado que era destinado a las construcciones sagradas como templos y sectores de adoración. El Torreón o Templo del Sol, en Machu Picchu, tiene una terminación de este tipo.