LOS CHASQUIS

Los chasquis (corredores, postas) hicieron posible que las noticias fueran transmitidas a la mayor velocidad posible. El chasqui que llegaba corriendo a un punto no se detenía a referir el informe al otro chasqui que lo esperaba, sino que le comunicaba el recado al otro chasqui que lo esperaba. Paraq ue sto pudiera llevrse a cabo, precisamente el chasqui que se acercaba anunciaba su precnia tocando una bocina de caracola (huyllaquepa o pututo), y como el otro chasqui siempre se encontraba alerta, esperando y preparado con sus sandalias puestas, su bolsa lista y su manta liada en su casita levantada a orillas del camino , salía de inmediato a darle el encuentro. E lado a lado, sin detener el trote, avanzaban dando el uno y recibiendo el otro los mesajes.

Las distancias fijas a correr por cada chasqui variaban de conformidad a las cualidades del terreno. En los llanos adelantaban más kilómetros que cuando agitaban los talones por cuestas y graderíos. De todas maneras la velocidad era portentosa. Se sabe de un mensaje que llegó de Chuquiapu (La Paz) a Tacna en tres días, luego que los chasquis trotaron una distancias de más o menos 3000 kilómetros. Guitiérrez de Santa Clara y Pedro Pizarro hablan de unas cartas enviadas del Cusco que llegaron a Quito en cinco días. Y Fernández de Oviedo se refiere a otras comunicaciones remitidas de Cajamarca que arribaron al Cusco parejamente en cinco días.
Fuente:
- ESPINOZA, Waldemar, Los Incas, Amaru Editores, Lima, 1997.