LA REBELIÓN DE RUMI MAQUI

Peter Klaren *

La primera señal de un serio descontento social debido a las perturbaciones económicas provocadas por la Primera Guerra Mundial se dio en los Andes del sur, con el estallido de la rebelión de Rumi Maqui en 1915.1916.

La rebelión comenzó cuando varios centenares de campesinos indios atacaron las hacienda de los prominente terratenientes en la remota provincia de Azángaro, en el departamento de Puno, el 1 de diciembre de 1915. Tras ser rechazados por los empleados fuertemente armados de la hacienda, que perdieron un estimado de entre 10 a 132 personas, su jefe, José María Turpo, fue cazado, brutalmente torturado y ejecutado seis semanas más tarde.

Resultó que Turpo había estado organizando a los campesinos conjuntamente con Teodomiro Gutiérrez Cuevas, un foratsero que llegó a Azángaro originamente en 1913 como el representante nombrado por Billinghurst para investigar el descontento campesino en la zona. Gutiérrez era un oficial de mediano rango del ejército que había ocupado diveros cargos gubernamentales en Puno desde comienzos de siglo, y que creía que la suerte de la población india podía mejorar con cierta reformas educativas y legales. Después de huir a Chile tras el derrocamiento de Billinghurst, Gutiérrez, que parece haber tenido además inclinaciones anarquistas, asumió una posicion más militante y en setiembre de 1915 regresó clandestinamente a Puno, donde se unió a Turpo y otros campesinos en sus esfuerzos organizativos.

Gracias a los documetnos desobrevivientes del movimiento sabemos que Gutiérrez asumió el nombre de "Rumi Maqui" (Mano de Piedra) y que , convocando la imagen benefactora de los incas, se nombró a sí mismo "General y Director Supremo de los pueblos indígenas y las fuerzas armadas del estado Federal del Tahuantinsuyo (Jacobsen 1993). Procedió entonces a designar a una serie de funcionarios en los distritos distantes de este nuevo esatodo federal, la mayoría de los cuales no fueron extraidos de las filas de las autoridades comunales establecidas.

Después del ataque de Turpo, Rumi Maqui escapó a Arequipa donde fue apresado. Poco después fugó y su rastro se perdió definitivamente.

*Fuente:
- KLARÉN, Peter, Nación y Sociedad en la Historia del Perú, IEP, Lima, 2004.