IDENTIDAD Y ORGULLO NACIONAL

Foto: Flickr

IDENTIDAD NACIONAL Y CONOCIMIENTO DEL PASADO

Autor: Arturo Gómez Alarcón

Nunca borraré de mi memoria el momento en que Machu Picchu fue proclamada como una Nueva Maravilla Mundial en julio del año pasado. Todos vimos la escena del alcalde de Machupicchu Pueblo ataviado con trajes indígenas recibiendo la condecoración en nombre de los peruanos. Y nos sentimos felices y orgullosos.

Y es que nuestra tierra peruana ha sido cuna de una de las culturas más originales y admiradas de la antigüedad. Los antiguos peruanos están entre los primeros agricultores, ganaderos, arquitectos y astrónomos de América y del Mundo. Es más, en el Perú se forjó una de las primeras civilizaciones del Planeta: la Ciudad Sagrada de Caral. Nuestros sacerdotes y arquitectos de Caral diseñaron y construyeron pirámides y anfiteatros en los mismos años en que los egipcios levantaban las tumbas de Keops, Kefren y Micerinos. Es decir, hace más de 4600 años.

El Perú cuenta con muchas maravillas históricas y culturales. Tenemos las complejas esculturas Chavín de Huántar; los finísimos mantos de Paracas Necrópolis; la cerámica más realista y detallista, como en Mochica; la cerámica más hermosa y polícroma, como en Nazca; la ingeniería hidráulica de Mochica y Nazca; tuvimos el primer imperio de América, el Imperio Wari; una orfebrería deslumbrante como lo muestra la tumba del señor de Sipán, y las máscaras, los vasos y tumis de las culturas Sicán y Chimú. Los caminos más extensos y espectaculares, con el capac ñan de los Incas. Machupicchu, es uno de los destinos más soñados por los turistas de todo el Orbe. Tenemos más maravillas, como el templo y fortaleza de Sacsasayhuamán, las misteriosas líneas de Nasca, la ciudadela de Kuelap en las montañas de Amazonas.

No voy a mencionar todas las maravillas naturales, pero ustedes saben que tenemos al río Amazonas, La Cordillera Blanca, el cañon del Colca, el lago Titicaca y dos de las 5 cataratas más altas del Mundo: las de Yumbilla y Gocta en Amazonas.

Vivimos en una tierra privilegiada por sus paisajes naturales y su riqueza cultural. Pero la mayoría de peruanos no sabe lo que tiene, pocos se interesan en leer sobre ellos, por buscar periódicos, revistas o vídeos. Por ejemplo, los programas culturales del canal 7 sobre nuestra historia, nuestras costumbres, comida y música peruana nunca aparecen en primeros puestos de los raitings de teleaudiencia. Los programas de televisión más vistos por los peruanos son los de chismes de farándula y los partidos de fútbol donde paran perdiendo los jugadores juergueros. Con razón la autoestima nacional de muchos compatriotas está por los suelos.

Con razón muchos jovencitos terminan el colegio pensando que las líneas de Nasca fueron hechas por extraterrestres. Hay muchos estudiantes que solo leen nuestra historia si les viene en su examen de admisión, sino ni les importa. Hay peruanos que dicen sentirse orgullosos de lo que hicieron los incas, pero desprecian a los que hablan quechua, se burlan de los huaynos y nunca comen un olluquito con charqui, porque dicen que es comida para serranos.

La verdad es que nos falta mucho para conocer y revalorar lo que es nuestro. Es indudable que en nuestro pasado autóctono están las mayores fuentes del orgullo y la identidad nacional. En nuestra historia están las raíces grandes y profundas del árbol frondoso que llamamos peruanidad.

Con todo esto quiero decir que la base fundamental para inculcar la identidad peruana es el conocimiento, el estudio, la investigación de nuestra cultura, nuestra historia, nuestra geografía. Y es importante que asumamos por fin que no es suficiente identificarse con el Perú, lo imprescindible es identificarse con los peruanos, con la gente peruana: de todas las razas, de todas las clases, de todas las regiones. Y sentir que estamos unidos no solo por la historia sino también un futuro común, por la esperanza de un destino mejor para nuestra patria.

Para terminar les quiero contar sobre la Revista Mercurio Peruano, la primera publicación científica ilustrada de Sudamérica. Apareció en 1791 y entre sus redactores estuvieron los afamados criollos Hipólito Unanue, Baquíjano Carrillo y Toribio Rodríguez de Mendoza. En sus cuatro años de publicación estos maestros divulgaban sus estudios sobre el Perú, las costumbre, la historia, la geografía, la riqueza cultural. Su objetivo era que los peruanos conozcan su país para quererlo, para cuidarlo, para engrandecerlo. ¿Pero saben porqué despareció la revista en 1795? Por que tenía poquísimos lectores. Sin lectores, sin financiamiento la revista no pudo sostenerse. Que esto nunca se repita, los peruanos tenemos que apoyar los programas culturales, comprar libros y revistas de historia y geografía, aprovechar el internet para conocer más de nuestra patria. Si no lo hacemos, seguiremos matando mercurios peruanos y con ellos se secaran las ramas y las hojas del frondoso árbol de la peruanidad.