YAHUARCOCHA: MATANZA INCA EN ECUADOR

Imágen de Huayna Cápac según Guamán Poma de Ayala


Explorando en la prensa ecuatoriana acabo de encontrar una evidencia de la violencia que descargaban los incas con los pueblos que no se querían integrar al Tahuantinsuyo o se rebelaban contra el poder cusqueño. Se trata de la matanza de pobladores de la etnia caranqui ordenada por Huayna Cápac a comienzos del siglo XVI. Noticias como esta nos ayudan a entender por qué muchas etnias -como huancas, chachapoyas y cañaris- se unieron a los españoles para destruir el Imperio de los Incas.

Laguna Yahuarcocha, en Ibarra, Ecuador. Foto: Flickr

Hallan en Yahuarcocha vestigios de brutal matanza perpetrada por incas peruanos
Tomado de El Comercio.com 11/2/2006
Quito, AFP

Un grupo de científicos halló en el fondo de la laguna Yahuarcocha, en el norte de Ecuador, vestigios de la que sería la peor matanza cometida por los incas peruanos en la época prehispánica y que le costó la vida a centenares de indios ecuatorianos, reveló hoy el semanario Vistazo.

Con la ayuda de equipos de sumersión de alta tecnología, los expertos desenterraron del fondo del Yahuarcocha -laguna de sangre en dialecto indígena- fragmentos de huesos de aborígenes masacrados con crueldad hace aproximadamente 500 años.

"Las claras señales de violencia encontradas en los fragmentos de huesos humanos, que pertenecen a un amplio abanico de edades y corpulencias, apoyan la tesis de un evento caranqui-inca", señala un informe del centro de investigaciones Darwin Vest, encargado del estudio, divulgado por Vistazo en su más reciente edición.

La masacre a manos de los incas cuzqueños de Perú -gobernados en ese entonces por el cacique Huayna Cápac- se produjo 30 ó 35 años antes de la llegada de los españoles, según cronistas e historiadores.

Se estima que Cápac descargó su furia sobre los caranquis ecuatorianos que se resistían a ser sometidos en la última de una serie de batallas ocurridas en los alrededores de la laguna, ubicada a unos 75 km al norte de Quito.
"Tras cinco días de asedio, las tropas cuzqueñas dieron signos de retirada. Los caranquis fueron en su persecución y abandonaron la fortaleza, que fue ocupada e incendiada por los incas", según los historiadores Santiago Ontaneda y Galo Román.

"Vencidos, los caranquis bajaron a los alrededores de la laguna y allí muchos fueron asesinados y sus cuerpos arrojados a la laguna", prosiguió el relato.

Las pruebas recabadas por los científicos del Darwin Vest comprueban que la masacre fue brutal y dejó centenares o hasta miles de víctimas.

"Considerando el número de vestigios humanos encontrados, podemos afirmar que existe una cantidad inusual y estadísticamente elevada de fragmentos", expresó por su parte Jean-Thomas Bujard, director del centro.

La investigación fue contratada por el Fondo de Salvamento del municipio de Ibarra a un costo de 50 000 dólares, agregó Vistazo.