LA MUERTE DE ALONSO DE OJEDA

Después del fracaso de su expedición en Nueva Andalucía (actual Colombia), Alonso de Ojeda no volvió a dirigir ninguna otra exploracion y renunció a su cargo de gobernador. Pasó los últimos cinco años de su vida en Santo Domingo donde vivió triste y deprimido. Luego se retiró al Monasterio de San Francisco, en donde murió poco después en 1515. Su última voluntad fue que lo sepultaran bajo la puerta mayor del monasterio, para que su tumba fuese pisada por todos los que llegaban a entrar a la iglesia, como pena por los errores que cometió en su vida.

Fuente: Wikipedia